Extintores2No todos los fuegos se pueden apagar con un mismo extintor, dependiendo de la naturaleza del fuego se utilizará uno u otro. Por eso, os vamos a explicar cuáles son las diferencias entre unos y otros.

  • Extintores de polvo químico seco: son, junto a los extintores de agua, los más comunes. Sirven para todo tipo de fuego (A, B, C). Contienen sulfato mono amónico y sulfato amónico que se expande sofocando el incendio, mediante la retirada del oxígeno. No se recomienda en fuegos profundos, sino en incendios que acaban de empezar.

Este producto no es toxico ni en fase de uso, ni posteriores.

  • Extintores de agua: son los extintores más comunes. Se utilizan para sofocar fuegos del tipo A, aquellos que se han producido en materiales sólidos como puede ser la madera o el cartón. La mayor parte de su composición es agua.
  • Extintores de dióxido de carbono: son los que se utilizan en fuegos del tipo B y C. Los fuegos de tipo C son aquellos que se producen en sistemas eléctricos. Su forma de actuar es a través a través del gas que se encuentra a -79ºC, el cual consigue enfriar la superficie rápidamente.

Recuerde siempre: “Un extintor no apaga un incendio (que también), pero lo evita”

Y Esto es lo verdaderamente importante, la cultura de la prevención. Ella nos conducirá al éxito.

La prevención no es un “gasto” como tal, es una inversión de futuro, pues a largo plazo traerá más ahorro, y lo que es más importante, la tranquilidad, por la seguridad de protección de las personas y los bienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 13 =