Medidas a tener en cuenta para la PCI.

A la hora de realizar una correcta protección contra incendios hay que tener en cuenta ciertos aspectos. Los más importantes son los que cualquier edificio tiene que tener obligatoriamente.

  • Un extintor debe estar siempre presente. Te ayudarán a acabar con el incendio y gracias a eso, podrás estar más seguro. Desde Areo, puedes adquirir el que mejor se adapte a tus necesidades.
  • El sistema de detección de incendios tampoco puede faltar. Detectar un incendio a tiempo es esencial, gracias a ello puedes extinguirlo fácilmente sin que se convierta en una tragedia. En Areo puedes encontrar sistemas de detección de incendios variados.
  • Señalización correcta. Señalizar correctamente todos los elementos para protegerte de un incendio es vital. Así, aseguramos encontrarlo de manera rápida. También la señalización de salidas de emergencia hace que no se produzca el caos a la hora de evacuar el edificio.

Para una protección extra, nunca está de más nuestros Kits tanto para hogar como para emprendedores, con lo necesario para protegerse.

Evitar riesgos con la calefacción.

Con la llegada de la ola de frío, ha aumentado el uso de la calefacción. Y es que es en estos meses cuando aumenta su consumo debido a la persistencia de las bajas temperaturas. La cafefacción puede ser tanto calefactores eléctricos, como chimeneas o radiadores.

El uso de la calefacción conlleva riesgos si no se usa adecuadamente, y por eso, queremos compartir con vosotros estos consejos para prevenir accidentes relacionados con ello.

  • En caso de utilizar como medio calefactor estufas, chimeneas o braseros es esencial la vigilancia, no hay que colocar sobre ellos telas, faldillas de las mesas o poner cerca el sofá.
  • Si se va a instalar una estufa de leña, hay que inspeccionar antes los conductos de chimeneas del edificio, por si alguna estuviese dañada o cerrada.
  • Para las estufas de combustión, hay que tener en cuenta que deben colocarse en lugares donde haya una buena ventilación, si no corremos el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono.
  • Por las noches no hay que dejar encendida la estufa, de ningún tipo, ya que no hay vigilancia en caso de accidente.
  • Hay que colocar los aparatos calefactores respetando siempre una distancia de seguridad entre cortinas, manteles, colchas… y nunca, hay que utilizarlos para secar la ropa.
  • Si cuentas con una caldera o calentador de gas, éstos deben pasar una inspección técnica por personal cualificado, y que ellos certifiquen su correcto funcionamiento.

Una medida de protección eficaz tanto para ti como para toda tu familia es contar con un detector de humos en los puntos claves de la casa. Contar con un extintor en la casa para poder sofocar un pequeño fuego en caso de emergencia también es esencial. Y nuestro Pack de Protección contra Incendios para el hogar se compone de todo ello.

Precauciones con los extintores

Es un hecho que los extintores salvan vidas. Pueden controlar y extinguir incendios consiguiendo los menores daños tanto materiales como personales. Pero, también es cierto, que un uso irresponsable de los mismos puede hacer que se conviertan en elementos peligrosos.

Conocer los tipos de extintores que existen y para qué tipo de incendio están destinados es esencial. Os recordamos los tipos de fuegos que hay catalogados:

  • Clase A: fuegos con combustibles sólidos como madera, cartón, plástico, etc.
  • Clase B: fuegos donde el combustible es líquido por ejemplo aceite, gasolina o pintura.
  • Clase C: fuegos donde el combustible son gases como el butano, propano o gas ciudad.
  • Clase D: son los más extraños, el combustible es un metal como puede ser manesio, sodio o aluminio en polvo.

Una vez que conocemos qué tipo de incendios nos podemos encontrar, hay que conocer muy bien el tipo de extintor que hay que utilizar.

  • De agua: Para fuegos tipo A.
  • De agua pulverizada: Para fuegos tipo A.
  • De espuma: Para fuegos tipo A y tipo B.
  • De polvo: Para fuegos del tipo A, B y C.
  • De CO2: Para fuegos del tipo A, B y C.

Estos son los extintores y los tipos de fuego a los que están destinados, y es muy importante conocer esto por lo siguiente:

  • Si nos encontramos un incendio cuyo combustible es líquido y nuestro extintor es de base de agua, no conseguiríamos extinguirlo. Esto es debido a que la el combustible se situaría encima del agua y no conseguiríamos apagar el fuego.
  • Si nos encontramos un incendio donde hay presencia de corriente eléctrica y utilizamos un extintor de agua o espuma, corremos el riesgo de sufrir una electrocución. En estos casos lo ideal son los de polvo o CO2.
  • Si nos encontramos un incendio cuyo origen es químico y utilizamos un extintor de CO2, podríamos causar una explosión violenta.

Además de estos riesgos, un mantenimiento inadecuado puede provocar peligros adicionales. Aquellos extintores que estén en el exterior pueden oxidarse por causas ambientales o meteorológicas, y esto puede ocasionar que cuando se vaya a utilizar se corra el riesgo de que el extintor explote.

Por todo esto, es esencial una correcta utilización de estos dispositivos. Ya que utilizando adecuadamente el extintor puede salvar muchas vidas.