Cómo se utiliza una boca de incendio.

La boca de incendio equipada es un equipo completo de protección contra incendios que se dispone de manera fija en la pared. Está conectado a la red de abastecimiento de agua. También incluye dentro de un armario todos los elementos necesarios para su uso: manguera, devanadera, válvula y lanza-boquilla.

La BIE es un sistema eficaz e inagotable en la protección contra incendios que puede ser utilizado directamente por los ocupantes de un edificio en la fase inicial de un fuego.

El paso a paso para usar es:

  1. Abrir la puerta.
  2. Abrir la llave de paso de agua (válvula).
  3. Desenrollar la manguera.
  4. Sujetar la lanza-boquilla y dirigir el chorro hacia la base del fuego.

Se tiene que instalar a menos de 5 metros de las salidas de cada sector de incendios. A menos del 50m de la siguiente BIE más cercana, protegiendo todo el sector. El centro de la BIE, como máximo, a 1,5m del nivel del suelo. La red de tuberías deberá proporcionar, durante una hora, una presión dinámica mínima de 2 bar en la lanza.

Y el mantenimiento se hará cada 3 meses se comprobará la señalización y libre acceso. Limpieza de los elementos, y engrase de cierres y bisagras. Cada año, se tienen que comprobar los componentes, hacer un ensayo de la manguera, la estanquidad del conjunto y comprobación del manómetro. Y cada 5 años, hay que realizar una prueba hidrostática de la manguera a 15kg/cm2.

Normas básicas para evitar incendios

La mayoría de los incendios son causados por accidente o descuidos en casa. Y la mayoría son evitables si se siguen unas normas básicas, y si, en el medio laboral y doméstico se presta especial atención a cualquier alerta que pueda significar el inicio de un fuego.

  • No juegues con mecheros, velas o cerillas. El fuego no es una broma y puede iniciarse de manera muy sencilla.
  • Mientras estés cocinando no abandones la cocina.
  • No sobrecargues los enchufes.
  • No tapes lámparas, bombillas, calentadores o radiadores con mantas o ropa para secar.
  • Asegúrate de que las colillas están bien apagadas antes de tirarlas a la basura.
  • En caso de tener chimenea hay que vigilar su uso y evitar que salten cenizas fuera de la misma.
  • Nunca hay que hacer fuegos en el campo, sobre todo en verano cuando todo está más seco y se puede expandir con facilidad.
  • En caso de detectar una fuga de gas, hay que apagar todas las luces y no encender ningún aparato eléctrico. Corta el suministro y avisa al técnico para que la solucione.

Por eso, es imprescindible tener un extintor en casa. Así, en caso de que se inicie un incendio se pueda actuar de manera rápida y efectiva evitando daños mayores.

De la misma manera, que un equipo de detección de incendios es esencial. Se colocan en las habitaciones que puedan tener más riesgo como son cocina o sala de estar. Con ellos nos aseguramos que estamos protegidos ante cualquier mínimo peligro que pueda existir.

La importancia de un plan de emergencias

La creación de un plan de emergencias para la prevención de incendios en el trabajo es de vital importancia y su cumplimiento es obligatorio.

La seguridad de todos los trabajadores es prioritaria, pero no sólo en contra de incendios, sino también frente a otras emergencias.

No solo es importante contar con todos los materiales de PCI necesarios, también es importante la implicación de todos. Los trabajadores son quienes mejor conocen su lugar de trabajo, por eso, a la hora de realizar un plan de emergencias es imprescindible contar con ellos.

En cuanto al plan, ha de cumplir con las siguientes cinco características:
–    Básico.
–    Flexible.
–    Conocido.
–    Ejercitado.
–    Dinámico.

En Extintores Aréo-Feu contamos con profesionales que pueden diseñar un plan de emergencias para tu empresa, haciendo mucho más segura una evacuación en caso de necesitarla. Así como, todos los materiales necesarios para hacerla más sencilla, como señalética.