La boca de incendio equipada es un equipo completo de protección contra incendios que se dispone de manera fija en la pared. Está conectado a la red de abastecimiento de agua. También incluye dentro de un armario todos los elementos necesarios para su uso: manguera, devanadera, válvula y lanza-boquilla.

La BIE es un sistema eficaz e inagotable en la protección contra incendios que puede ser utilizado directamente por los ocupantes de un edificio en la fase inicial de un fuego.

El paso a paso para usar es:

  1. Abrir la puerta.
  2. Abrir la llave de paso de agua (válvula).
  3. Desenrollar la manguera.
  4. Sujetar la lanza-boquilla y dirigir el chorro hacia la base del fuego.

Se tiene que instalar a menos de 5 metros de las salidas de cada sector de incendios. A menos del 50m de la siguiente BIE más cercana, protegiendo todo el sector. El centro de la BIE, como máximo, a 1,5m del nivel del suelo. La red de tuberías deberá proporcionar, durante una hora, una presión dinámica mínima de 2 bar en la lanza.

Y el mantenimiento se hará cada 3 meses se comprobará la señalización y libre acceso. Limpieza de los elementos, y engrase de cierres y bisagras. Cada año, se tienen que comprobar los componentes, hacer un ensayo de la manguera, la estanquidad del conjunto y comprobación del manómetro. Y cada 5 años, hay que realizar una prueba hidrostática de la manguera a 15kg/cm2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − uno =