¿Qué extintor se adapta mejor a tus necesidades?

A la hora de desarrollar un buen y efectivo plan de protección contra incendios, así como equipar correctamente las estancias, es imprescindible conocer las características y el momento adecuado de uso de cada uno los materiales disponibles. Entre ellos, el más conocido y utilizado es el extintor.

Podemos diferenciar extintores de varios tipos, según la sustancia para apagar el fuego que contienen:

Extintores de polvo ABC. Reciben este nombre por su validez para apagar fuegos de tipo A (sólidos), de tipo B (líquidos) y de tipo C (gases). Son los de mayor uso, gracias a su gran capacidad para sofocar el fuego y que pueden ser empleados en áreas con corriente eléctrica.

Extintores de agua. Éstos se utilizan ante situaciones de fuego de tipo A (es decir, de sólidos), pero nunca ante situaciones con presencia de corriente eléctrica. Son de menor coste y tienen una mayor capacidad de enfriamiento del ambiente. Si el extintor es de agua pulverizada también puede ser empleado ante fuegos tipo B.

Extintores de CO2 (Anhídrido Carbónico). Son adecuados para fuegos de tipo A, B y C. Este tipo de sustancia no conduce la electricidad al ser un gas inerte, además es limpio y no deja residuos.

– Por último, los extintores de espuma física, de buen enfriamiento y adecuados para fuegos de tipo A y B.

Así, en función de cada necesidad, se puede seleccionar un tipo de extintor u otro. Por ejemplo, los extintores de polvo son adecuados para edificios, casas y oficinas, mientras que los de gas para zonas con material muy valioso y delicado que no se pueda dañar.

En Aréo-Feu™ ponemos a tu disposición extintores variables según la sustancia y el tamaño, para que elijas el que más se adapte a tu situación. No olvides que todos nuestros extintores cuentan con 5 años de garantía.

Cómo usar la señalización de incendios

A la hora de diseñar y planificar un correcto plan de actuación en caso de incendios, la señalización especializada es imprescindible. De hecho, ésta está diseñada con el fin de informar, con la mayor claridad posible, de la ubicación de los equipos de lucha y prevención contra incendios así como de guiar hacia las vías de evacuación más cercanas y accesibles.

Las opciones disponibles para la señalización son varias, diferenciadas según su color y forma:
– Señales de color rojo con un diseño cuadrado o rectangular, las destinadas a indicar peligro y a mostrar la ubicación de los materiales y equipos contra un incendio. Éstas cambian según el mensaje (extintor, pulsador de alarma, boca de incendios…).
– Las señales de color verde indican auxilio ante una situación de peligro, por lo que son las utilizadas en puertas y salidas de edificios, así como en puestos de salvamento o socorro.
– Las señales amarillas dibujadas con triángulos para transmitir una advertencia o precaución ante una situación de peligro.
– Por último, el color azul en un círculo es señal de obligación. Es decir, acciones concretas a seguir para mantener la seguridad y protección.

Las indicaciones que se deben tener en cuenta en el uso de la señalización contra incendios, según las normas UNE, son imprescindibles para una correcta implantación de un plan de actuación o prevención:
1. En primer lugar, hay que seleccionar el tamaño. Éste varia en función de la distancia que haya entre la señal y el objeto señalizado.
2. Las señales deben ser claras y sencillas de entender, de tal forma que llamen la atención de los usuarios. Además, debe ser posible visualizarlas desde cualquier punto del recinto en el que se pueda producir una evacuación.
3. Deben colocarse lo más próximas posible al objeto indicado. En caso de que para ello la visualización no sea buena, se indicará la dirección para poder alcanzarlo.
4. Las señales deben estar perfectamente iluminadas en todo momento, de manera que si la iluminación falla, la señal tenga una fuente de luz incorporada o sea, por sí misma, fotoluminiscente.
5. No olvidar que la señalización de salida de emergencia es totalmente obligatoria en las puertas que estén dispuestas exclusivamente para ello.

Por último, es importante tener presente que la revisión periódica del plan de evacuación así como de los materiales disponibles es obligatoria y conveniente. Además, el montaje de las señales debe hacerse por una empresa «INSTALADORA» de sistemas y medios de protección contra incendios, debidamente autorizada, como es el caso de Aréo Feu TM