areoCuando se adquiere un equipo de protección contra incendios, se tiene la responsabilidad de hacer un mantenimiento óptimo del equipo. Es esencial recurrir a profesionales para asegurarse de que estos sistemas están en perfectas condiciones.

Dependiendo del tipo de sistema contra incendios, necesita un mantenimiento diferente. También cada país cuenta con sus propias normas de revisión y mantenimiento.

El mantenimiento básico es: comprobar que todo funciona correctamente, que el peso y presión son los adecuados. También el recipiente no presenta posibles signos de corrosión. Si se hace una revisión más extendida también se incluiría una comprobación del agente extintor.

Dichas comprobaciones deberían hacerse cada 3 meses, aunque las obligatorias por ley se deben hacer una vez al año. Cada cinco años hay que hacer una prueba hidróstatica al envase para comprobar y asegurarse que no tiene deformidades y que podrá soportar la presión.

A las alarmas de humo les ocurre lo mismo que con los extintores, es necesaria una atención diferente para cada tipo. Las que detectan humo a traves de su visibilidad y temperatura hay que limpiarlas de forma periódica para que no acumulen polvo y puedan dar falsas alarmas. Y la batería hay que cambiarla según especifique cada fabricante.

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − siete =