Lo primero para reciclar un extintor es desmontarlo, hay que separar cada uno de esos componentes. Siempre hay que recordar que es un aparato montado a presión, por lo que siempre hay que acudir a personal especializado.

Hay que tener en cuenta que la vida útil de un extintor de polvo es de 20 años desde la fecha de fabricación.

Los componentes que se obtienen de un reciclaje de un extintor son:

  • Acero procedente del casco del extintor. El reciclado de este material supone una tercera parte menos de producción en CO2.
  • PVC de las lanzas y boquillas de los extintores con los que se pueden fabricar mangueras, cables, tubos…
  • El polvo ABC puede ser utilizado para la fabricación de fitosanitarios que se utilizan en tratamientos contra plagas, enfermedades…
  • Caucho procedente de las mangueras, al ser triturado se puede volver a utilizar en suelos, automoción, calzado, pavimentos…