Cómo usar la señalización de incendios

A la hora de diseñar y planificar un correcto plan de actuación en caso de incendios, la señalización especializada es imprescindible. De hecho, ésta está diseñada con el fin de informar, con la mayor claridad posible, de la ubicación de los equipos de lucha y prevención contra incendios así como de guiar hacia las vías de evacuación más cercanas y accesibles.

Las opciones disponibles para la señalización son varias, diferenciadas según su color y forma:
– Señales de color rojo con un diseño cuadrado o rectangular, las destinadas a indicar peligro y a mostrar la ubicación de los materiales y equipos contra un incendio. Éstas cambian según el mensaje (extintor, pulsador de alarma, boca de incendios…).
– Las señales de color verde indican auxilio ante una situación de peligro, por lo que son las utilizadas en puertas y salidas de edificios, así como en puestos de salvamento o socorro.
– Las señales amarillas dibujadas con triángulos para transmitir una advertencia o precaución ante una situación de peligro.
– Por último, el color azul en un círculo es señal de obligación. Es decir, acciones concretas a seguir para mantener la seguridad y protección.

Las indicaciones que se deben tener en cuenta en el uso de la señalización contra incendios, según las normas UNE, son imprescindibles para una correcta implantación de un plan de actuación o prevención:
1. En primer lugar, hay que seleccionar el tamaño. Éste varia en función de la distancia que haya entre la señal y el objeto señalizado.
2. Las señales deben ser claras y sencillas de entender, de tal forma que llamen la atención de los usuarios. Además, debe ser posible visualizarlas desde cualquier punto del recinto en el que se pueda producir una evacuación.
3. Deben colocarse lo más próximas posible al objeto indicado. En caso de que para ello la visualización no sea buena, se indicará la dirección para poder alcanzarlo.
4. Las señales deben estar perfectamente iluminadas en todo momento, de manera que si la iluminación falla, la señal tenga una fuente de luz incorporada o sea, por sí misma, fotoluminiscente.
5. No olvidar que la señalización de salida de emergencia es totalmente obligatoria en las puertas que estén dispuestas exclusivamente para ello.

Por último, es importante tener presente que la revisión periódica del plan de evacuación así como de los materiales disponibles es obligatoria y conveniente. Además, el montaje de las señales debe hacerse por una empresa «INSTALADORA» de sistemas y medios de protección contra incendios, debidamente autorizada, como es el caso de Aréo Feu TM

Cómo se utiliza una boca de incendio.

La boca de incendio equipada es un equipo completo de protección contra incendios que se dispone de manera fija en la pared. Está conectado a la red de abastecimiento de agua. También incluye dentro de un armario todos los elementos necesarios para su uso: manguera, devanadera, válvula y lanza-boquilla.

La BIE es un sistema eficaz e inagotable en la protección contra incendios que puede ser utilizado directamente por los ocupantes de un edificio en la fase inicial de un fuego.

El paso a paso para usar es:

  1. Abrir la puerta.
  2. Abrir la llave de paso de agua (válvula).
  3. Desenrollar la manguera.
  4. Sujetar la lanza-boquilla y dirigir el chorro hacia la base del fuego.

Se tiene que instalar a menos de 5 metros de las salidas de cada sector de incendios. A menos del 50m de la siguiente BIE más cercana, protegiendo todo el sector. El centro de la BIE, como máximo, a 1,5m del nivel del suelo. La red de tuberías deberá proporcionar, durante una hora, una presión dinámica mínima de 2 bar en la lanza.

Y el mantenimiento se hará cada 3 meses se comprobará la señalización y libre acceso. Limpieza de los elementos, y engrase de cierres y bisagras. Cada año, se tienen que comprobar los componentes, hacer un ensayo de la manguera, la estanquidad del conjunto y comprobación del manómetro. Y cada 5 años, hay que realizar una prueba hidrostática de la manguera a 15kg/cm2.

Normas básicas para evitar incendios

La mayoría de los incendios son causados por accidente o descuidos en casa. Y la mayoría son evitables si se siguen unas normas básicas, y si, en el medio laboral y doméstico se presta especial atención a cualquier alerta que pueda significar el inicio de un fuego.

  • No juegues con mecheros, velas o cerillas. El fuego no es una broma y puede iniciarse de manera muy sencilla.
  • Mientras estés cocinando no abandones la cocina.
  • No sobrecargues los enchufes.
  • No tapes lámparas, bombillas, calentadores o radiadores con mantas o ropa para secar.
  • Asegúrate de que las colillas están bien apagadas antes de tirarlas a la basura.
  • En caso de tener chimenea hay que vigilar su uso y evitar que salten cenizas fuera de la misma.
  • Nunca hay que hacer fuegos en el campo, sobre todo en verano cuando todo está más seco y se puede expandir con facilidad.
  • En caso de detectar una fuga de gas, hay que apagar todas las luces y no encender ningún aparato eléctrico. Corta el suministro y avisa al técnico para que la solucione.

Por eso, es imprescindible tener un extintor en casa. Así, en caso de que se inicie un incendio se pueda actuar de manera rápida y efectiva evitando daños mayores.

De la misma manera, que un equipo de detección de incendios es esencial. Se colocan en las habitaciones que puedan tener más riesgo como son cocina o sala de estar. Con ellos nos aseguramos que estamos protegidos ante cualquier mínimo peligro que pueda existir.

La importancia de un plan de emergencias

La creación de un plan de emergencias para la prevención de incendios en el trabajo es de vital importancia y su cumplimiento es obligatorio.

La seguridad de todos los trabajadores es prioritaria, pero no sólo en contra de incendios, sino también frente a otras emergencias.

No solo es importante contar con todos los materiales de PCI necesarios, también es importante la implicación de todos. Los trabajadores son quienes mejor conocen su lugar de trabajo, por eso, a la hora de realizar un plan de emergencias es imprescindible contar con ellos.

En cuanto al plan, ha de cumplir con las siguientes cinco características:
–    Básico.
–    Flexible.
–    Conocido.
–    Ejercitado.
–    Dinámico.

En Extintores Aréo-Feu contamos con profesionales que pueden diseñar un plan de emergencias para tu empresa, haciendo mucho más segura una evacuación en caso de necesitarla. Así como, todos los materiales necesarios para hacerla más sencilla, como señalética.

Caducidad de los extintores

Siempre se asocia la fecha de caducidad con los productos alimenticios, pero los extintores también caducan. De hecho, es algo muy importante a tener en cuenta.

Cuando los componentes pierden sus funciones se considera que está caducado. Es normal que sufran un desgaste con el paso del tiempo y pierdan efectividad. Por eso, cuando llega la fecha, hay que sustituir el extintor por otro.

Esa fecha de caducidad viene determinada por diferentes aspectos, y por lo general, la vida útil de un extintor normal es de 20 años, aunque esto no quiere decir que no pierda capacidad durante ese tiempo. Por lo que, un extintor debe ser retimbrado cada 5 años para comprobar su efectividad.

En Extintores Areo-Feu contamos con un servicio de mantenimiento de nuestros extintores para asegurar que van a ser completamente seguros.

Contamos con todas las certificaciones necesarias para garantizar el mejor trabajo y tu seguridad.

Cómo proteger tu empresa contra el fuego

Cuando se trata de proteger tu empresa hay que contar con los equipos y sistemas de prevención de incendios necesarios para asegurarnos que va a estar segura y que tus empleados no quedarán desamparados en caso de accidente o incendio.

Para prevenir un factor a tener muy en cuenta es la instalación de aparatos para la detección de incendios para evitar un riesgo de incendio. Estos dispositivos envían una señal para poder activar un plan de emergencia.

Para combatirlo existen multitud de elementos complementarios que pueden ayudarte a luchar contra el fuego. Lo primero que encontramos son los extintores, en nuestra web puedes encontrar una gran variedad de ellos de todos tipos y tamaños según las necesidades.

También podemos encontrar otro tipo de métodos de extinción de incendios como pueden ser mangueras de seguridad. Por otra parte, existen métodos de extinción automática de incendios como los rociadores de agua o agentes geseosos anti-fuego, agua pulverizada o espuma apta para distintos materiales.

Una manera de protegerse es con nuestro kit AreoEmprende, el cual incluye un extintor de polvo ABC 6kg. Polivalente, 1 extintor de CO2 de 2 kg. Para cuadro eléctrico, 2 señales de extintor, una señal de vía de evacuación y contrato de mantenimiento del primer año para locales de hasta 150m2.

Consejos para prevenir incendios en el hogar

Ya sabemos que en esta época es cuando más incendios en el hogar se producen, y para evitarlo os traemos algunos consejos rápidos para evitarlos.

Lo primero que hay que hacer es asegurarse de que la instalación eléctrica de la casa está en perfecto estado. Tampoco hay que olvidarse de la instalación del gas, que cualquier minima fuga pueden ocasionar un accidente.

Es importante no acumular productos inflamables, de esta manera, nos aseguramos que si hay una pequeña llama no se expanda rápidamente provocando un gran incendio.

Antes de salir de casa, nos tenemos que asegurar que los electrodomésticos que puedan ser desconectados lo están.

Si hay niños en casa hay que mantenerlos alejados de velas o cerillas, tampoco permitirles jugar junto a la estufa.

Por otro lado, también es importante no cubrir estufas, ni colocar textiles cerca de ellas por riesgo a que se prendan.

Y lo más importante, en todos los hogares tiene que haber un extintor de incendios, para evitar que un pequeño accidente se convierta en una tragedia.

Y como la prevención de incendios es una parte primordial, os recomendamos el Areo Kit Hogar, con el tu hogar estará debidamente protegido ante cualquier incendio, ya que cuenta con dos detectores de incendios  y un extintor.

Medidas a tener en cuenta para la PCI.

A la hora de realizar una correcta protección contra incendios hay que tener en cuenta ciertos aspectos. Los más importantes son los que cualquier edificio tiene que tener obligatoriamente.

  • Un extintor debe estar siempre presente. Te ayudarán a acabar con el incendio y gracias a eso, podrás estar más seguro. Desde Areo, puedes adquirir el que mejor se adapte a tus necesidades.
  • El sistema de detección de incendios tampoco puede faltar. Detectar un incendio a tiempo es esencial, gracias a ello puedes extinguirlo fácilmente sin que se convierta en una tragedia. En Areo puedes encontrar sistemas de detección de incendios variados.
  • Señalización correcta. Señalizar correctamente todos los elementos para protegerte de un incendio es vital. Así, aseguramos encontrarlo de manera rápida. También la señalización de salidas de emergencia hace que no se produzca el caos a la hora de evacuar el edificio.

Para una protección extra, nunca está de más nuestros Kits tanto para hogar como para emprendedores, con lo necesario para protegerse.

Evitar riesgos con la calefacción.

Con la llegada de la ola de frío, ha aumentado el uso de la calefacción. Y es que es en estos meses cuando aumenta su consumo debido a la persistencia de las bajas temperaturas. La cafefacción puede ser tanto calefactores eléctricos, como chimeneas o radiadores.

El uso de la calefacción conlleva riesgos si no se usa adecuadamente, y por eso, queremos compartir con vosotros estos consejos para prevenir accidentes relacionados con ello.

  • En caso de utilizar como medio calefactor estufas, chimeneas o braseros es esencial la vigilancia, no hay que colocar sobre ellos telas, faldillas de las mesas o poner cerca el sofá.
  • Si se va a instalar una estufa de leña, hay que inspeccionar antes los conductos de chimeneas del edificio, por si alguna estuviese dañada o cerrada.
  • Para las estufas de combustión, hay que tener en cuenta que deben colocarse en lugares donde haya una buena ventilación, si no corremos el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono.
  • Por las noches no hay que dejar encendida la estufa, de ningún tipo, ya que no hay vigilancia en caso de accidente.
  • Hay que colocar los aparatos calefactores respetando siempre una distancia de seguridad entre cortinas, manteles, colchas… y nunca, hay que utilizarlos para secar la ropa.
  • Si cuentas con una caldera o calentador de gas, éstos deben pasar una inspección técnica por personal cualificado, y que ellos certifiquen su correcto funcionamiento.

Una medida de protección eficaz tanto para ti como para toda tu familia es contar con un detector de humos en los puntos claves de la casa. Contar con un extintor en la casa para poder sofocar un pequeño fuego en caso de emergencia también es esencial. Y nuestro Pack de Protección contra Incendios para el hogar se compone de todo ello.

Precauciones con los extintores

Es un hecho que los extintores salvan vidas. Pueden controlar y extinguir incendios consiguiendo los menores daños tanto materiales como personales. Pero, también es cierto, que un uso irresponsable de los mismos puede hacer que se conviertan en elementos peligrosos.

Conocer los tipos de extintores que existen y para qué tipo de incendio están destinados es esencial. Os recordamos los tipos de fuegos que hay catalogados:

  • Clase A: fuegos con combustibles sólidos como madera, cartón, plástico, etc.
  • Clase B: fuegos donde el combustible es líquido por ejemplo aceite, gasolina o pintura.
  • Clase C: fuegos donde el combustible son gases como el butano, propano o gas ciudad.
  • Clase D: son los más extraños, el combustible es un metal como puede ser manesio, sodio o aluminio en polvo.

Una vez que conocemos qué tipo de incendios nos podemos encontrar, hay que conocer muy bien el tipo de extintor que hay que utilizar.

  • De agua: Para fuegos tipo A.
  • De agua pulverizada: Para fuegos tipo A.
  • De espuma: Para fuegos tipo A y tipo B.
  • De polvo: Para fuegos del tipo A, B y C.
  • De CO2: Para fuegos del tipo A, B y C.

Estos son los extintores y los tipos de fuego a los que están destinados, y es muy importante conocer esto por lo siguiente:

  • Si nos encontramos un incendio cuyo combustible es líquido y nuestro extintor es de base de agua, no conseguiríamos extinguirlo. Esto es debido a que la el combustible se situaría encima del agua y no conseguiríamos apagar el fuego.
  • Si nos encontramos un incendio donde hay presencia de corriente eléctrica y utilizamos un extintor de agua o espuma, corremos el riesgo de sufrir una electrocución. En estos casos lo ideal son los de polvo o CO2.
  • Si nos encontramos un incendio cuyo origen es químico y utilizamos un extintor de CO2, podríamos causar una explosión violenta.

Además de estos riesgos, un mantenimiento inadecuado puede provocar peligros adicionales. Aquellos extintores que estén en el exterior pueden oxidarse por causas ambientales o meteorológicas, y esto puede ocasionar que cuando se vaya a utilizar se corra el riesgo de que el extintor explote.

Por todo esto, es esencial una correcta utilización de estos dispositivos. Ya que utilizando adecuadamente el extintor puede salvar muchas vidas.